La radio sin Carmen Aristegui

Las mañanas son extrañas sin Carmen Aristegui.

Desde la universidad comencé a escucharla. Casi todas las mañanas, el papá de Brenda pasaba por mí a la casa para ir a CU. Si salíamos antes de las 6:00 AM era seguro que podríamos dormir un rato antes de entrar a la clase de 7:00 AM.

Ahora algo así me parecería humanamente imposible. Moriría. De verdad no sé cómo lo hacía.

En 2008, creo que mi peor año emocional, salió de W Radio por haber sentido el látigo de la censura. Creo que no pasó ni un mes cuando llegó a MVS. La verdad, antes de que llegara Carmen, ni pelaba esa estación.

Ese mismo año estrellé mi auto tras una borrachera en la que dije: “¿No sabes quién soy? Carmen Aristegui me va a pagar porque haga su trabajo”. Eso no sucedió y la verdad no creo que suceda nunca, pero bueno, tenía 21 años. (Nota al pie número uno que a nadie le interesa).

De 2010 a 2012, dejé de escucharla. Mucho tuvo que ver el cambio de rumbo que tomé.

En julio de 2012, cuando la vida me jaló de los pelos de vuelta al periodismo, Carmen Aristegui volvió a mi vida. Al despertar, lo primero que hacía era poner su programa, luego escuchaba a Martha Debayle, mientras escribía notas y hacía llamadas para contactar a las fuentes.

Me gustaba escuchar a Carmen porque me gusta su estilo para entrevistar. Aprendí de ella sin darme cuenta. En lo personal la respeto y admiro mucho.

La noticia de su salida de MVS, el lunes pasado —en puente— fue extraña.

Me enteré en Twitter, porque pues, soy Millennial.

He pensado muchas cosas al respecto. Algunos coincidirán conmigo, otros dirán que me calle el hocico o que nadie me preguntó.

Muchos puristas dicen: “no es periodista”. En el sentido estricto, no lo es. Era una conductora de noticias que dirigía a un equipo de periodistas que hacían investigaciones.

Uno de ellos, Rafa —quien de hecho es autor de toda la historia de La Casa Blanca de Gaviota y el mirrey que preside a México—, estuvo en mi fiesta Tributo a Gloria Trevi. (Este es la nota número dos que a nadie le importa, pero lo tenía que poner. Lo siento).

Pondré punto por punto mis opiniones.

1. En efecto, está pinche que Carmen Aristegui haya perdido su espacio en MVS, una radio propiedad de la familia Vargas, que por supuesto pondrá sus intereses empresariales y su dinero antes que el derecho a la información ciudadana.

Por eso creo que su salida de MVS podría ser el inicio de un nuevo paradigma.

Las audiencias están migrando de los medios tradicionales a internet. Esto lo sé porque me gano la vida escribiendo de tendencias empresariales y cosas por el estilo. Internet tendrá 25% de los ingresos de los anunciantes en cinco años. Esto no lo digo yo, sino expertos en el mercado publicitario. Así que es el momento en que ella podría decirles esto:

unnamed

Creo que es el mejor momento para que Aristegui nos muestre a todos cómo se puede cambiar la historia de los medios en México. Incluso, si como negocio fracasara —que lo dudo— se quedaría con la idea de que al menos lo intentó.

2. Es cierto que nadie puede utilizar el nombre de las empresas para las que trabaja “sin autorización”, como pasó cuando Carmen mencionó que MVS se sumaba a la plataforma Méxicoleaks. Sin embargo, desde mi perspectiva, fue sólo un pretexto para quitarse una piedra incómoda, que si bien tenía gran audiencia, estorbaba para otros fines empresariales.

3. El comunicado de Felipe Chao del viernes fue lamentable. ¿Echarle en cara su salario o la compra de un vehículo de lujo? ¿Es en serio? Lejos de parecer profesional fue como cuando un ex te echa en cara todo lo que hizo por ti y aun así tú decidiste mandarlo a la fregada. La otra cosa, decir que Rafael Cabrera, autor del reportaje, sigue contratado cuando le ofrecieron liquidarlo y ya no tiene acceso a las instalaciones, muestra la falta de transparencia de todo este conflicto que algunos consideran “es de particulares”.

4. ¿En serio les parece que esté mal que una periodista, o comunicadora para los puristas, gane 70 mil pesos al mes y tenga un vehículo del trabajo a su disposición? ¿Por qué en esta profesión es tan cuestionado tener un buen salario? Francamente no lo entiendo, pues su trabajo, aunque de forma distinta, tiene el mismo impacto que el de cualquier otro profesionista llámese médico, abogado, veterinario, publicista, etc. En serio, sé de muchísimos ejecutivos de medio pelo que ganan lo doble de eso y no hacen ni la mitad.

5. No endioso a Carmen Aristegui, pero me parece que su noticiario era una salida a todo lo demás que hay en los medios masivos, en donde México es un país maravilloso con flores, corazones y una familia presidencial súper guapa, súper cool y súper bien vestida, de Dior y así.

Ahora, en esta nublada primavera, no tengo nada que oír de 6:00 a 10:00.

Creo que por eso (y por mis hormonas y alergia emocional al polen) escucho música. Esta es una de las canciones más escuchadas este mes, por si quieren darse.

Carmen, que sé que no leerás esto, pero si lo haces, muéstrales que no los necesitas y cambia la historia 🙂

4 comentarios en “La radio sin Carmen Aristegui

  1. Suelo coincidir con tus publicaciones y, en esencia, también en esta ocasión. A pesar de ello, hay un aspecto que mencionas y en el que discrepo un poco. Me refiero al fragmento donde escribes que quizá los Medios masivos de comunicación (MMC) dejen de serlo y que la internet se volverá el MMC. Discrepo porque quizá sí dejen de tener la importancia que han tenido desde sus orígenes como medios de comunicación y consideró que si ello ocurriese, sólo se volverían medios de información, para lo cual se requeriría de muchos cambios a nivel nacional. Recordemos que a nivel nacional, hay muchas, muchísimas conunidades en las que el internet no tiene ni la menor presencia y que en esas comunidades, lo que pondera es la televisión y la radio o una de ellas. Además, en los últimos años se ha hecho una inmensa inversión en la televisión digital a nivel nacional, la cual afecta a todas, o casi todas las comunidades de nuestro país.
    Sería interesante hacer un análisis detallado del impacto que tiene los MMC en diversas regiones de México, así como el que realmente tiene el caso Aristegui.
    No dudo que a nivel Distrito Federal y Área Metropolitana, tu visión sea, por demás, real y objetiva pero sí lo reconsideraría en el resto del país donde hasta reciben las pantallas como regalo, a pesar de no tener una señal que permita la adecuada recepción de canales, y en su caso, estaciones que comuniquen lo que en zonas como la nuestra nos privilegian.

    1. Concuerdo contigo. La penetración de internet aún es muy baja en México. De ahí que muchas causas sociales se queden sólo aquí. Ya habrá alguna solución. Aunque de momento no hay más que leer medios extranjeros como The Guardian o El País, aunque la visión de nuevo, es acotada porque lo analizan e interpretan como observadores externos.

  2. Yo me quiero matar. Justo iba a postear la historia de cómo mis papás me intoxicaron de radio y cómo la vida me quitó primero a Guiérrez Vivó y luego a Aristegui. En fin… quizá podría gustarte Sarmiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s