Que nos castren a todos

Hace mucho que no hablaba con mi amigo A, uno de esos periodistas pedorros que ganan premios.

Le mandé un inbox porque leí su columna semanal y me gustó. En ella hablaba de un señor extraño que era amo de la hipnosis y por el que había dejado de fumar.

En la conversación, le pregunté por su perro, un pug muy lindo que tenía una novia perrita a la que sus amigos llamaban “la gordita”.

—¿Cómo está el Handi?—le pregunté.

—Bien, castrado—contestó resignado.

—Jijiji. Está bien. Hasta se portan mejor cuando los castras—me reí en la redacción y mis amiguitas de la mesa de Management me vieron raro. O eso pensé en mi paranoia. Obvio el mundo no gira alrededor de mí.

—¿Tú crees? Frank Goldman (que no sabía quién era hasta ahorita que lo googlé, se los presento) me dice que castré a mi perro petición de mi ex. 🙈 Dice Frank que la morra solo quería castrarme. Jajajaja.

—Yo creo que así deberíamos castrarnos todos. Nos dejaríamos de tanta chaqueta mental y problemas de amor.—Le dije desde mi trinchera de los ardidos, Paulina style, pero ella dice “de los enamorados”. Qué oso.

—Handi ya es más saludable—, reconoció.

—¿Entiendes mi punto?

Después le conté de cuando adopté a Maiqo, y de cómo le puse así en honor a cuando lo había dejado con él. A Maiqo también lo castré al tercer día, como Cristo cuando resucitó.

Luego, en mis reflexiones desde que tomo terapia le dije: “Tanto hombres como mujeres vivimos relaciones esquizofrénicas. Nos ha hecho daño ser dependientes a los psicoanalistas, a las drogas, a las redes socialesPor eso cada vez resulta más difícil encontrarnos”.

Seguí pensando en eso toda la tarde. Antes no necesitabas a tu terapeuta para llamarle de emergencia porque rompiste con tu pseudonovio que ni te pelaba y sólo te buscaba para fumar porros y cuando necesitaba un osito para abrazar en la noche. Que además, luego le daba calor y decía que le cagaba dormir en tu casa. Tampoco tenías mezcal, o bueno, tal vez sí, para evadirte hasta que te quedes dormida y des una vuelta como Teletubbie. Tampoco podías estolquear en Instagram para ver que le da like a hombres guapos y mamados.

Así me dormí el viernes después de la pelea tipo Lo que callamos las mujeres con P.

En síntesis, las relaciones actuales son complicadas.Disney mintió. A veces no es el amor quien vendrá a salvarnos.

Mi amiga japonesa tenía razón: los fotógrafos son los peores hombres. Los veté de mi lista de hombres apetecibles, una pérdida, más grande que la de Jacobo.

Quizá deberían castrarme para estar tranquila y saludable como Handala. Así dejaría de extrañar “al gordito”.

Por cierto, hace un año abrí Tinder… En retrospectiva… Es de las peores ideas que he tenido, y eso que de esas he tenido muchas.

4 comentarios en “Que nos castren a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s